LOS TRES ROSTROS DE LA DIOSA

Niña, Madre, Anciana Sabia
de D.J. Comway






La Gran Diosa fue adorada alrededor de 30.000 años de la historia de la humanidad como la divinidad primigenia, la Gran Creadora. Originalmente la Diosa era unidad, cooperación y participación de toda la creación, mientras que los dioses hombres representaban la disociación  y la separación asi como el dominio sobre la naturaleza. Después de la conquista patriarcal, la idea de la diosa cambió. Eventualmente, su importancia fue olvidada completamente.
En algunos sitios del planeta la gente continuó teniendo algunas ideas de la espiritualidad pagana. Una de ellas fue la trinidad de los aspectos de la Diosa. Esta espiritualidad principalmente fue a veces prestada y aplicada a otras divinidades asi como la trinidad cristiana (Padre, Hijo, Espíritu Santo). A través de los siglos la connotación original de la trinidad fu enterrada en el olvido pero su corazón todavía permanece.
En el siglo XX la humanidad comenzó a investigar sobre la mitología mundial. La era de la tecnología avanzada hizo posible que tuviéramos acceso a los conceptos de espiritualidad de la antigüedad. Los investigadores la encontraron a Ella en todas las culturas y en la mayoría de las historias mitológicas la encontraron en su aspecto de Triple Diosa.
Tratar de entender la imagen arquetípica de la Diosa es un trabajo que nos puede llevar toda la vida. Nos damos cuenta que Ella es tanto un arquetipo singular como una triple imagen, asi el entendimiento se vuelve aún mas complejo. La Diosa es todo en SU creación y especialmente para hombres y mujeres. Ella es el principio y el final, asi como también, todo lo que hay en el medio.
En el estudio de la mitología y culturas ancestrales aparece que el concepto de triple diosa corresponde a una primera analogía con las fases de la luna como una forma simple de ayudar a los humanos a entender y abstraer una entidad y volverla divinidad. Algunas culturas como en Alemania y Japón las llamaban “nuestras lunas diosas”, mientras que en el resto de las culturas eran diosas que se vinculaban a la luna. Los panteones europeos  conocían y veneraban a la Triple Diosas de la Luna.
Los aspectos de la triple diosapodían compararse a las fases mas importantes de la vida: adolescencia y juventud; maternidad y adultez; vejez y sabiduria. Muchas culturas ancestrales, asi como los modernos wiccans la llamaron Niña, Madre y Anciana. Algunas culturas tenían una representación intermedia como “diosa, dios y niño divino”
El número 3 fue siempre un número sagrado. Se decía entre los campesinos celtas que si un sueño aparecía tres veces pues se haría realidad. Los cuentos tradicionales suelen tener tres hadas madrinas, tres deseos, o tres tareas a ser realizadas. Aún Shakespeare tenía una imagen de  tres brujas alrededor de un calderón como inspiración. El tres simboliza el nacimiento, la vida y la muerte; el inicio, la mitad y el fin; niñez, adultez y vejez; cuerpo, alma y espíritu.
Pitágoras escribió que el 3 debe ser considerado como una Palabra Triple. Pitágoras enunció que la “palabra” expresa, da significado, conceptualiza. Paracelsus comparó el 3 con el Oro de la alquimia. Lao Tse consideró que el 3 era el número que engendra las cosas.
Todas las escuelas iniciáticas tienen tres niveles o jerarquías. Las órdenes masónicas dividen en Aprendiz, Discípulo y Maestro. Los wiccanos tienen tres categorías. La importancia del tres es un remanente de la antigua sabiduria conocida de los sacerdotes y sacerdotisas de la Diosa de la antigüedad.
Por qué la Diosa tiene tres rostros? Si aceptamos la premisa de que los humanos fuimos creados de Ella, es facil entender que nosotros repetimos sus ciclos de evolución y crecimiento. Si aceptamos que la Diosa fue modelada a partir de los humanos (al revés) puede ser comprendida como una explicación de la vida, nuevamente un ciclo de crecimiento y evolución. Personalmente, encuentro a la Diosa muy real, no solamente una divinidad imaginada o creada por el deseo humano de nuestros ancestros. Cuando logramos recibir indicaciones específicas de Ella en un sueño eso no es un sueño, no nos preguntamos mas sobre su existencia.
El primer rostro de la Diosa, su aspecto de Niña, es la juventud y la anticipación de la vida emancipada, la matrix de la creación en la cual, cuando el tiempo se crea y se produce.
El aspecto de Madre es la culminación de la creación de la matrix personal y puesta en funcionamiento para crear ya en la materia. Es el deseo físico, la voluntad mental, el amor espiritual que van juntos para crear sin fin y en varios niveles. La voluntad mental pone en movimiento la matrix, el deseo físico crea la forma, el amor espiritual lo sostiene.
El aspecto de Anciana Bruja es el aspecto mas temido de la Diosa ya que representa a la muerte y la disolución. No hay forma en que la muerte pueda ser evitada, ya que todas las cosas tienen un ciclo de vida. Al final de los tiempos las cosas comienzan a malfuncionar y a decaer. Pero la anciana bruja no es el fin ya que todo es reciclado, nada se desperdicia. Las formas se cambian y se remoldean en algo diferente.
Si aceptamos que la Dioa es la Gran Madre, la Creadora de todo, podemos también aceptar que Ella es lógica y cíclica en sus creaciones. Hay siempre explicaciones lógicas, aún si no somos capaces de verlas. Algo que sé: no hay chatarra en SU universo. Asi como los científicos no saben absolutamente todo sobre el Universo, así tampoco nosotros podremos entender completamente a la Diosa y su poder Creativo, ni a las leyes de su universo. Algunas de estas leyes las podemos comprender, como la gravedad, otras en cambio, necesitamos la prueba y el error y esto a veces nos lleva vida tras vida hasta poder obtener comprensión.
Los humanos necesitamos puntos de referencia para poder entender cualidades divinas abstractas. Los tres rostros de la Diosa proveen ese punto referencial. Estudiando los tres rostros de la Diosa se vuelve mas facil el entendimiento que viéndola como una sola única entidad, con el 3 los humanos tenemos  una mayor oportunidad de aprender sobre Ella y su intenso poder, las cualidades abstractas de su personalidad que existen en el plano espiritual pero que influencian todo aspecto físico.

Del Libro "Los Tres rostros de la Diosa" de D.J. Comway, Ed. Llewellyn, 2007

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA MISION ESPIRITUAL

ParaTan Yoga de la Sakthi Interior. Barcelona 2 al 5 de junio 2018

EL CAMBIO, DE LA ESPERANZA A LA ACCION